Practicar trekking con mapa y brújula vs. con GPS: ¿una opción mejor que la otra?
25869
post-template-default,single,single-post,postid-25869,single-format-standard,theme-bridge,bridge-core-2.8.2,woocommerce-no-js,qode-page-transition-enabled,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,columns-3,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-26.6,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,qode-wpml-enabled,wpb-js-composer js-comp-ver-6.7.0,vc_responsive,responsive-menu-slide-left
sphere-pro-trekking-gps-mapa-brujula

Practicar trekking con mapa y brújula vs. con GPS: ¿una opción mejor que la otra?

Hoy en día (casi) todos llevamos un teléfono móvil en el bolsillo, que suele contar además con GPS y una aplicación de mapas, ya sea la archiconocida Google Maps, o algunas más específicas para practicar trekking y senderismo. La facilidad y accesibilidad de su uso está haciendo que algunos senderistas dejen de utilizar los tradicionales mapas y brújulas, o incluso los GPS específicos para practicar este deporte. Pero el teléfono móvil también tiene algunos hándicaps como, por ejemplo, la necesidad de batería y señal de datos para conectarse a Internet, o que se puede romper con un golpe por una caída grave.

Los mapas ofrecen la opción de descubrir rutas que de otra manera no encontrarías. En las librerías hay muchos manuales de rutas para zonas específicas, que muchas veces solo puedes comprar en la zona que visitas. Además, ocupan muy poco, son muy precisos y no te dejarán tirado. El problema del tradicional mapa de papel es que hay que hacer un esfuerzo previo para entender su señalética y códigos, que no es intuitivo a simple vista. Es importante también contar con una brújula. Por otro lado, deberíamos llevarlo protegido en un bolsillo de una mochila o chaqueta repelente a la humedad, para evitar que pueda mojarse y estropearse en caso de inclemencias meteorológicas.

sphere-pro-gps-bateriaPor otro lado, existe la versión tecnológica intermedia entre ambas: el GPS de montaña. Es un dispositivo en el cual puedes descargar mapas con rutas prediseñadas o crear las tuyas propias, con una interfaz mucho más sencilla y dedicada solamente a la función de guía de ruta. La conexión GPS es independiente del 5G o la cobertura telefónica. Ahora bien, también requiere un conocimiento más elevado de la interpretación de mapas que con Google Maps. Ahora bien, Google Maps puede no incluir las rutas de montaña más avanzadas, además que una vez pierdes la conexión a Internet, funciona igual que un GPS de montaña: solo puedes saber tu posición y ver por donde te mueves. Si no tienes los mapas descargados, tampoco funcionará.

Por eso existen aplicaciones para teléfono móvil específicas para usar tu dispositivo como GPS de montaña, como Wikiloc. El único problema de los teléfonos móviles es que la duración de la batería suele ser menor, y que son más delicados que un aparato GPS específico para trekking. Por el otro lado, comprar un GPS de montaña supone un desembolso económico extra e importante, así que valora si lo vas a amortizar, pues siempre puedes llevar baterías externas para tu teléfono móvil y carcasas protectoras especiales.

En definitiva, realmente son todo opciones complementarias. Aprender a leer coordenadas y entender las marcas de los mapas de papel es vital para cualquier senderista que quiera hacer del trekking una afición recurrente, porque la tecnología también puede fallar. Por supuesto, es vital apoyarse del uso de una brújula, para poder orientarse en cualquier momento, llueva o nieve. 

Y tú, ¿tienes alguna preferencia?

No Comments

Post A Comment