Técnica de las 3 capas para mantener la temperatura corporal
Técnica pensada para los meses de más frío, y de la que solo necesitaremos 3 piezas de ropa. Es la técnica de las tres capas, o capas de cebolla.
32328
post-template-default,single,single-post,postid-32328,single-format-standard,theme-bridge,bridge-core-2.8.2,woocommerce-no-js,qode-page-transition-enabled,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,columns-3,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-26.6,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,qode-wpml-enabled,wpb-js-composer js-comp-ver-6.7.0,vc_responsive,responsive-menu-slide-left

Técnica de las 3 capas para mantener la temperatura corporal

Si estás leyendo esto es que te gusta el deporte al aire libre o sufres frío cuando lo practicas. ¡O ambas cosas! El caso es que desde tiempos inmemoriales el ser humano ha buscado formas, técnicas y maneras de mantener su temperatura corporal mientras practica deporte, ya sea en verano o en invierno.

Hoy os vamos a contar una técnica muy sencilla especialmente pensada para los meses de más frío, y de la que solo necesitaremos disponer 3 piezas de ropa. Es la técnica de las tres capas, también conocida como la técnica de las capas de cebolla, y como su nombre indica, consiste en hacer capas encima de nuestro cuerpo.

Hay quien dice que es mejor hacerlo con 4 capas, incluso hay quien asegura que 5 capas es lo óptimo. Teniendo en cuenta que iremos a practicar trekking o algún deporte al aire libre, nosotros lo consideramos excesivo. A parte de no perder temperatura, tampoco podemos perder movilidad ni comodidad, cosa que se consigue con las 3 capas que os proponemos.

Pero… ¿Cualquier pieza de ropa vale? Evidentemente no. Pero antes, pongámonos en situación.

Estamos a punto de hacer una excursión, la previsión del tiempo es adecuada, estamos a inicios de invierno y queremos llegar hasta la cima de un 2 mil. No ha nevado, no va a llover, pero la temperatura es baja, más si corre un poco de viento. A parte de todo lo indispensable en nuestra mochila, ¿Qué tres piezas de ropa deberán cubrir nuestro torso?

Empezamos por la capa de ropa más interna, la que estará más cerca de nuestra piel.

  • Una camiseta térmica. Se arrapan a nuestro cuerpo, mantienen el calor y transpiran. Esta capa nos interesa que esté lo más seca posible.
  • Sudadera o jersey técnico. Una pieza aún más abrigada y gruesa que la camiseta.
  • Chaqueta. A poder escoger, repelente al agua con DWR y cortavientos. Será la pieza de la coraza más resistente y que evitará que tanto el agua como el viento cale en nuestro cuerpo.

Una vez tengamos estas tres prendas de ropa, toca alternarlas y “jugar” con ellas tres. ¿Qué estás subiendo una cuesta, hace mucho sol y empiezas a sudar? Quédate solo con la 1ª capa. ¿De repente se encapota el cielo y empieza a soplar el viento? Ponte las tres. ¿Deja de soplar el viento y vuelves a tener algo de calor? Quédate con las dos primeras. ¡Y así durante toda tu excursión!

El objetivo principal es mantener la temperatura corporal, pero a la hora de elegir las prendas recuerda en: quedarte con prendas que se sequen rápido y las más interiores sean transpirables. No queremos ir mojados. Y busca un equilibrio entre movilidad y temperatura. No te será muy útil una chaqueta super cálida si no te permite andar, trepar o descender por laderas si no es cómoda.

No Comments

Post A Comment