ropa-gimnasio-spherepro

¿Qué ropa debo llevar al gimnasio?

El invierno está a la vuelta de la esquina y el gimnasio empieza a convertirse en una buena idea para ponernos en forma y no pasar frío al mismo tiempo. Con la cantidad de opciones que hay hoy en día, no es nada descabellado preguntarse cuál es la ropa más adecuada para nuestra actividad física. Es más, la ropa que decidamos llevar al gimnasio afectará a nuestro desempeño deportivo.

No es necesario realizar un desembolso económico desorbitado para vestir una ropa que se adapte a nuestro entrenamiento, solo hay que saber elegir correctamente. Echa un vistazo a las siguientes recomendaciones y seguro que te queda más claro.

 

1.  Ropa cómoda, transpirable y flexible

Esta es la trinidad básica para ir a entrenar al gimnasio. Elige un atuendo cómodo, que no te provoque rozaduras y que te permita el máximo rango de movilidad. No permitas que una ropa con la que estás incómodo arruine tu experiencia en el gimnasio por mucho que te guste. Luego está una cuestión muy común, ¿ropa ajustada o ancha? La respuesta es: la que no entorpezca tus movimientos. Ten en cuenta que, quizá, unos pantalones anchos puedan entorpecer tus movimientos al hacer sentadillas, por poner un ejemplo.

Lo que nos lleva a la flexibilidad; tu ropa para ir al gimnasio debe ser de tejidos flexibles que se amolde perfectamente a todos los movimientos que vayas a realizar. Comprueba que tienes el mayor rango de movimiento posible a la hora de agacharte o flexionar todas las articulaciones. Los tejidos de la ropa técnica suelen estar hechos de nailon y poliéster en diferentes proporciones, ambos muy resistentes y flexibles.

En cuanto a la transpirabilidad, es otro de los factores más importantes. Tejidos como el algodón ayudan a mantener mucho el calor, pero no son nada transpirables y acumulan mucho el sudor. Necesitas prendas transpirables que no retengan el sudor, que ayuden a regular tu temperatura corporal y te mantengan seco. Los tejidos de poliéster quizá sean la mejor de las opciones.

 

2.  Calzado para el gimnasio

Depende en gran medida del tipo de ejercicios que vayas a realizar pero, de nuevo, es importante que el calzado sea cómodo y transpirable. Si vas a realizar ejercicios aeróbicos, elige unas zapatillas que tengan una buena tracción para evitar resbalones y que aporten una buena sujeción.

Si los ejercicios que vas a realizar son más pausados, como el uso de la máquina elíptica o la bicicleta, la tracción adquiere menos relevancia primando más la comodidad. Las zapatillas para correr suelen ser una buena opción para cualquier tipo de ejercicio, pero no estaría de más que comprobaras si tienen perforaciones o tejido de malla que indiquen que son transpirables.

Los calcetines también son algo a tener en cuenta. Deben ser ajustados, pero no demasiado, pues pueden dificultar la circulación de la sangre y provocar incomodidad. Tampoco deben ser demasiado holgados para que tu pie no se desplace dentro de la zapatilla. Elige unos que sean transpirables y será indiferente que sean largos o cortos, eso lo dejamos a tu criterio.

 

3.  Accesorios y otras consideraciones para el gimnasio

Lleva una toalla contigo, servirá para secar tu sudor y limpiar las máquinas después de que las hayas utilizado. Hoy en día, la mayoría de los gimnasios ponen a disposición de los cliente toallas limpias y desinfectadas para su uso, pero quizá quieras llevar la tuya propia.

También es buena idea que lleves una pequeña botella de agua para hidratarte durante los entrenamientos.

 

Otra recomendación es que laves la ropa que has utilizado en el gimnasio después de cada entrenamiento para eliminar las bacterias que provocan el mal olor y que pueden causar irritaciones en la piel.

Ya estás listo para ir al gimnasio. Además, ¿no sería buena idea adelantar nuestro propósito de año nuevo de lucir el cuerpo que queremos?

No Comments

Post A Comment