Consejos para iniciarse en el alpinismo: el arte de subir montañas
25618
post-template-default,single,single-post,postid-25618,single-format-standard,theme-bridge,bridge-core-2.8.2,woocommerce-no-js,qode-page-transition-enabled,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,columns-3,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-26.6,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,qode-wpml-enabled,wpb-js-composer js-comp-ver-6.7.0,vc_responsive,responsive-menu-slide-left

Consejos para iniciarse en el alpinismo: el arte de subir montañas

El alpinismo, o el ‘arte’ de subir montañas, se puede practicar en cualquier época del año, siempre y cuando llevemos el equipo de senderismo adecuado para cada estación. Hay mucha gente que disfruta del alpinismo en invierno, porque es una buena forma de disfrutar de la nieve que no sea esquiando o haciendo snowboard. También a inicios de año hay muchas personas que, con razón de superación personal o quizá por algún motivo más espiritual, se plantea el reto de subir una montaña o pico.

Ahora bien, el alpinismo debe practicarse con cuidado, especialmente en sus inicios, pues no falta cada año la noticia de alguien que se pierde o se hace daño de gravedad haciendo alguna ruta alpinista. Os damos algunos consejos para practicar el alpinismo con seguridad.

 

  1. Busca un guía de montaña o un experto

Si realmente no sabes lo que vas a hacer, lo ideal es que busques a un experto, ya sea amigo o conocido, o quizá un guía profesional al que puedas contratar. Te asegurarás de recibir el asesoramiento necesario para ir preparado, ya sea en cuestión de equipamiento, comida, ruta, etc. y además tener claro como utilizar las diferentes herramientas.

En cualquier caso, nunca deberías ir solo si eres principiante, y asegúrate que alguien conozca tu plan y tengáis vías de comunicación.

 

  1. Preparación mental y física

El alpinismo requiere, por un lado, una buena resistencia y fondo, pues son caminatas largas, con pendientes, saltos, etc. y muchas veces con una climatología poco favorable (suele hacer mucho calor en verano, o mucho frío en invierno, primavera y otoño). Además, es probable que llevemos una mochila pesada, con muchas herramientas y útiles que vamos a ir necesitando.

Por otro lado, y por esta misma razón, la mentalidad con que se afronte el alpinismo y sus retos (del terreno o climatología) es clave para conseguir nuestro objetivo. El frío, el cansancio, los tiempos largos, etc. hacen mella, especialmente si surgiera alguna eventualidad, hay que mantener la mente en calma.

También es importante el respeto por la montaña, primero para no llevar a cabo temeridades, y también para conservarla al máximo y no causar daños graves al entorno (por ejemplo, destrozando la naturaleza o causando un fuego). Conocer bien cómo comportarnos es clave, y hay mucha literatura (en libros o online) al respecto.

 

  1. Prepara bien la ruta que vas a realizar

Teniendo en cuenta los dos puntos anteriores, es importante hacer trabajo de investigación sobre nuestro objetivo: qué época del año es mejor, qué dificultades climatológicas y del terreno podrías encontrarte, y prepara tu mapa y GPS, si es que en la zona vas a disponer de señal. Esto es muy importante, deberías contar con mecanismos para llamar a emergencias en el caso de que no haya señal telefónica allí donde vas. Con todo esto, debes también averiguar de cuantas horas o días va a ser la ruta, cuando vas a hacer pausas y donde, etc.

Así pues, una vez tengas tu plan realizado, puedes preparar el equipo que vas a necesitar.

 

  1. Prepara tu equipo: no te dejes nada, pero tampoco lleves de más

A la hora de elegir tu equipo, si eres principiante, puedes pecar de dos cosas: no llevar suficiente porque eres muy confiado o gastar demasiado en trastos que no te van a ser de utilidad, y además te sobrecargaran, mermando tu resistencia física.

Siempre deberías tener presente la climatología a la hora de preparar tu vestuario. Recuerda que la mejor opción es contar con ropa de montaña adecuada como la de nuestra marca: ya sea ligera y transpirable para el calor o aislante e impermeable para el frío, lluvia y nieve. Poder ir quitándote o añadiéndote capas con facilidad siempre es importante. También debes prestar atención al calzado: botas que te sujeten el tobillo, con materiales aislantes y suelas dentadas son tus mejores aliadas. Y no estrenes el calzado el mismo día, o sufrirás de llagas y otras heridas.

Tu mochila también debería ser aislada de la lluvia y humedad, y llevar algunos compartimentos para mantener el agua fresca. Debería ser cómoda y funcional, antes que estética. Se recomiendan mochilas con varios puntos de anclaje y sujeción para no cargar la espalda, y con puntos reforzados / acolchados para evitar roturas y roces con la piel. También contar con varios compartimentos de fácil acceso para diferentes herramientas que puedas necesitar durante tu travesía.

Si prevés que vas a hacer noche, valora si harás vivac o piensas cargar con una tienda. En cualquier caso, deberás llevar algo para cubrirte la cabeza, algo para aislarte del suelo y un saco de dormir.

Hay muchas herramientas y útiles que puedes necesitar según la ruta, pero estos son algunos básicos:

  • Guantes ligeros y guantes calientes, impermeables
  • Gorro o cinta polar
  • Protección solar y gafas de sol, incluso en invierno, el sol de montaña es traicionero, además del efecto espejo que puede ocurrir en hielo y nieve.
  • Botiquín de primeros auxilios
  • Comida energética, que ocupe poco espacio y requiera poca cocción
  • Suficiente agua y líquidos
  • Navaja suiza y cuerda
  • Material de orientación: mapa / gps, altímetro, brújula
  • Linterna frontal
  • Bandas reflectantes para la ropa
  • Otras herramientas técnicas: crampones para pendientes heladas, 1 o 2 piolets, arnés, casco, mosquetones, cintas…

Además, para garantizar tu seguridad en caso de emergencia, hoy en día hay mucha tecnología disponible que te será de utilidad. Además de tu teléfono y GPS (que puede no funcionar si no hay cobertura, o no tienes batería), cuenta con el equipo llamado Pack de Rescate D.V.A:

  • Dispositivo ARVA, que emite señales continuas para la búsqueda de víctimas en avalanchas.
  • Pala, para retirar nieve si hace falta rescatar a alguien cubierto por la avalancha.
  • Sonda, para determinar de manera precisa la localización y profundidad donde la persona está enterrada.

 

¡Esperamos escuchar pronto sobre tus primeros pasos en el alpinismo! Recuerda: infórmate bien y pide ayuda, y tómate el tiempo necesario para preparar este viaje.

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.