Buenas prácticas para cuidar el medio ambiente cuando practicas senderismo
27831
post-template-default,single,single-post,postid-27831,single-format-standard,theme-bridge,bridge-core-2.8.2,woocommerce-no-js,qode-page-transition-enabled,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,columns-3,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-26.6,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,qode-wpml-enabled,wpb-js-composer js-comp-ver-6.7.0,vc_responsive,responsive-menu-slide-left

Buenas prácticas para cuidar el medio ambiente cuando practicas senderismo

Si eres aficionado al senderismo o trekking, u otros deportes relacionados con la montaña, seguramente también eres alguien que se preocupa por mantener los bosques y senderos lo más limpios posibles. Pero no solo basta con no ensuciar la naturaleza, si no que hay muchas otras buenas prácticas que podemos hacer para cuidar el medio ambiente mientras practicamos nuestro deporte favorito.

 

El consejo obvio: recoge tus desperdicios

Intenta que no pierdas queriendo o sin querer envases de ningún tipo, especialmente de plástico o de papel de plata. Aunque el papel sea biodegradable, también tarda lo suyo en descomponerse, y además puede ser nocivo para animales o prender fácilmente, así que evita dejarlos por el suelo igualmente. Lleva los mínimos envases para tu comida, y lo que te sobre llévalo contigo, incluyendo restos de comida. No solo es cuestión de ecología, es cuestión de que es innecesario que los demás nos encontremos con tu basura.

 

No alimentes a criaturas salvajes

Que un animal salvaje acepte la comida que le das, no quiere decir que sea bueno para su sistema digestivo. Por ejemplo, es un error muy común tirar pan a los patos y peces, pero es un alimento malo para ellos. Aunque les gusta, no les da los nutrientes necesarios que necesitan. Así que sobrealimentarse de pan hace que no busquen otro tipo de alimentos que necesitan para su desarrollo. Este es solo un ejemplo, pero el principal problema de alimentar fauna salvaje es que se acostumbran a los humanos, perdiendo el miedo y acaban dependiendo de los humanos para alimentarse y sobrevivir, además que otras personas con malas intenciones pueden abusar de esta confianza para hacerles daño.

 

Camina por los senderos con tranquilidad y respeto

Es común que grandes grupos de senderistas hablen animadamente y haciendo jaleo. Pero cuando vayas por la naturaleza, intenta hablar con un tono de voz tranquilo, sin gritos ni aspavientos, para no asustar a la fauna local. De la misma manera, intenta no dar patadas ni saltar de manera que puedas romper raíces, rocas o márgenes, pues es el hábitat de muchas criaturas pequeñas. Mucho más importante es que si eres aficionado a los vehículos deportivos de montaña (como quads, 4×4 o motos de cross) no utilices cualquier sendero para hacer “off road”, emplea solamente los lugares permitidos. Si vas con perros, llévalos atados por si os encontráis a otra fauna salvaje.

 

No arranques flores, plantas y ramas

Muy relacionado con el punto anterior, no destroces porque sí las plantas y árboles que te rodean. Si quieres un palo para apoyarte mientras caminas, busca algunas ramas que ya hayan caído, pero no rompas una porque sí. De la misma manera, evita arrancar flores. Es muy bonito llevarse un ramo para que dure unos días en el alféizar de la cocina, pero cada vez hay menos insectos polinizadores y, junto con los herbicidas que abundan cada vez más en campos, las flores silvestres son cada vez más extrañas y escasas, lo que es muy malo para esas criaturitas que se alimentan del polen, siendo un círculo vicioso. Respecto a los frutos silvestres, también recuerda que son el alimento de mucha fauna salvaje.

 

Cuida a las abejas, no las mates ni las asustes

Relacionado con el punto anterior, debes tener especial cariño por las abejas, porque su papel polinizador es clave para nuestra supervivencia a largo plazo, pero cada vez hay menos y menos de ellas. Lo más importante es que aprendas a distinguir una abeja y una avispa. Las segundas suelen ser mucho más agresivas, y picar con mayor facilidad. En cambio, una abeja no suele atacar a no ser que se vea realmente amenazada. Si te encuentras con una, no des aspavientos ni manotazos, no grites y, sobre todo: no la mates. Si encuentras una abeja debilitada, puedes darle un poco de agua azucarada para intentar que recupere fuerzas.

 

Estos son algunos ejemplos, pero hay muchas más buenas prácticas que podemos aplicar para cuidar el medio ambiente cuando vamos a practicar senderismo, o cualquier deporte de montaña en general. ¡Cuéntanos tus consejos!

No Comments

Post A Comment